miércoles, 13 de diciembre de 2017

RELATO DE LA SEMANA 13

BASADO EN HECHOS REALES

Nuestra guerra civil está plagada de hechos horribles, por desgracia hay multitud de capítulos en los que deberíamos detener nuestra mirada para recordar, aprender y dejar testimonio de lo que fue y nunca debería volver a ser.  En este relato histórico, me detengo en uno de ellos, uno que a mí, particularmente, me sobrecoge; el ataque indiscriminado a miles de refugiados que huyeron de Málaga al principio de la guerra. Otra masacre contra la población civil. Aquí intento explorar la vertiente más humana; sigo los pasos de una familia malagueña en su terrible huida ante la entrada violenta y sanguinaria de las tropas de Queipo en la ciudad.

UN LARGO VIAJE

Febrero de 1937:

Suenan las sirenas de evacuación, Manolillo y su familia todavía están en la choza de La Malagueta. El avance de las tropas extranjeras es inexorable. Los camisas negras italianos luchan a las puertas de la ciudad, la aviación alemana hace estragos, y el tercio moro asoma por la costa.
—Padre, déjelo, nos tenemos que ir ya—apremia Adelina, su madre, mientras con una mano tira del burro y con la otra sujeta a la niña chica.
El abuelo se entretiene en guardar los cenachos y algunos aparejos de pesca. La pequeña Dolores no suelta la mano de su hermano mayor, al que sigue muda, con la cara churretosa y expectante. Manolillo, a sus trece años, sospecha lo que su madre no atina a comprender. El abuelo no ha dicho nada, pero solo hay que observar su acentuada cojera para suponerlo.
El hombre, de piel arrugada y curtida, al fin se decide a hablar:

sábado, 2 de diciembre de 2017

RELATO DE LA SEMANA 12

OTRO RELATO HISTÓRICO BASADO EN HECHOS REALES:

¿Cuándo desapareció el último gobierno democrático de la república? ¿Cómo se rindieron o negociaron con Franco? Estas preguntas y otras me rondaban por la cabeza cuando decidí escribir este relato. Mi idea era describir aquella situación de la forma más rigorosa posible, dejando poco o nada a la imaginación, hay ocasiones en las que la realidad es suficiente y necesaria. Lo primero que hice fue investigar y documentarme sobre el asunto, me sorprendió la disparidad de criterios que hay sobre aquellos últimos días, en particular sobre la figura de Juan Negrín, no soy historiador ni lo pretendo, me quedo con los datos que nadie discute; fue una mente científica privilegiada, con una inteligencia muy superior a la media, políticamente… no lo sé.

El doctor Negrín, trasladó la sede del gobierno a un emplazamiento secreto cuyo nombre en clave era “posición Yuste”. La batalla del Ebro se había perdido, Cataluña estaba en manos nacionales, solo quedaba jugar las últimas cartas para conseguir una rendición justa. Pero parte del estamento militar republicano tenía sus propios planes; dar un segundo golpe de estado al agonizante gobierno republicano, y el presidente Negrín lo sabía… Durante aquellos cinco últimos días los acontecimientos se precipitaron.

ÚLTIMOS DÍAS EN ELDA

Jueves, 2 de marzo de 1939

La mañana es fresca. En su paseo matutino el doctor se ha internado someramente en el bosque. La pineda asciende por las bruscas laderas de la sierra. Dicen que desde la cima se divisa la ciudad de Alicante, pero él no va a subir tan arriba. No tiene ánimo ni tiempo. En su camino de regreso contempla las localidades de Elda y El Petrel a sus pies, y la finca que le da cobijo, El poblet, muy próxima, apenas se ha alejado unos centenares de metros. Varios guardias lo vigilan a cierta distancia, todo está muy tranquilo. Uno podría imaginar que no se está librando una cruenta guerra civil en el país.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

RELATO DE LA SEMANA 11


 Finalista en el Certamen literario “El Laurel” 2017        









Mi compañero de celda está loco. Desde que llegó se pasa las noches sin dormir, moviéndose en la litera y murmurando incongruencias sobre un cuadro. Durante el día está taciturno, casi no habla con nadie y se comporta de forma extraña. No es como la mayoría de los que estamos aquí; es un tipo de clase media, con cultura, tenía un buen trabajo, un buen sueldo… y no anda enredado con drogas ni otros rollos parecidos, según creo.
Ayer, por primera vez en una semana, se sentó a mi lado en el patio. Sin decir nada, callado y con la mirada fija en el suelo. De pronto, comenzó a susurrar algo. Tardé un rato en comprender que me estaba explicando una historia. Su historia:

domingo, 5 de noviembre de 2017

RELATO DE LA SEMANA 10

Cuando la muerte no es 
el final...


Aquel sábado fue el día fatídico. La fecha, señalada por el destino, en que todo empezó. Aunque, según como se mire, sería más correcto decir que fue cuando todo terminó. Porque comenzar, lo que se dice comenzar, supongo que fue mucho antes, concretamente treinta y seis años antes. O precisando aún más; la desgracia germinó en el mismo instante en que nací. Porque aquella tarde, con el primer llanto de vida, entró en mi diminuto cuerpecito —quiero puntualizar que entonces era diminuto, pero que después crecí hasta alcanzar las dimensiones de un hombre normal— el alma.
Sí, he dicho el alma, esa sustancia incorpórea que es el principio vital de cualquier ser vivo. Eso, o lo que Dios quiera que sea, porque confieso que nunca me he interesado demasiado en interpretaciones filosóficas, teológicas o metafísicas sobre este tema ¿quién lo hace? La cosa es que el alma entró en mi interior. No un ánima cualquiera, sino concretamente la mía, con todas las peculiaridades y rarezas que después conformarían mi personalidad. 

jueves, 19 de octubre de 2017

RELATO DE LA SEMANA 9

Relato histórico y negro, reflexionando sobre moral, ética y sociedad…
PREMIO LITERARIO REVISTA “TOT MATARÓ 1998”


Eusebio González Suquia era verdugo itinerante de la provincia de Segovia, al servicio de su Majestad la Reina de España.
Acompañado del guarda y del carcelero, custodiaba al reo, Alonso Segura, hasta el patíbulo. El reo era un furtivo; se le habían encontrado dos venados y tres puercos salvajes en su cabaña. El Marqués, el Excelentísimo Don José­-Ignacio Sánchez-Terán, había sido tajante en su sentencia: "Hay que dar un castigo ejemplar a estos desalmados, para acabar de una vez por todas con la delictiva práctica del furtivismo en nuestras tierras". Eusebio estaba totalmente de acuerdo. ¿Por qué no podían buscarse todos aquellos maleantes una ocupación digna y decente, como el mismo había hecho? Eusebio González, recordaba su infancia y juventud con cierta tristeza y melancolía. Había sufrido muchas fatalidades, pero nunca se había desviado del camino recto.

lunes, 9 de octubre de 2017

RELATO DE LA SEMANA 8

Otro relato negro... 
Un asesino anda suelto


La ciudad estaba convulsionada y la tensión se palpaba en el ambiente. No se hablaba de otra cosa en toda la villa; en los bares, en los supermercados, a la salida de los colegios… sobretodo en estos últimos, donde la presencia policial se había multiplicado con creces.
Todo comenzó hace dos semanas, cuando el cadáver de un niño de ocho años apareció degollado, al pie de uno de los grandes cedros del Parque Central. La noticia causó desconcierto en toda la comarca. Se habló de violencia juvenil, malos tratos, drogas, violacio­nes... de hecho, cada ciudadano tenía su propia teoría sobre el caso. Los medios de difusión locales trataron el tema ampliamente, e incluso se habló de ello en Antena 3, en una especie de Reality Show macabro, en el que se recrearon escenas del crimen y se difundieron enternecedoras imágenes de la impúber víctima.

martes, 26 de septiembre de 2017

RELATO DE LA SEMANA 7

Hay pesadillas de las que nunca puedes despertar


Extrañas sombras surgen de la oscuridad, difusas como el humo, terribles. Se acercan, un miedo primitivo me hiela las entrañas que se encogen con angustia. Las tinieblas llegan, están sobre mí; están en mí. Mi cuerpo se convulsiona, los músculos se contraen con espasmos, la mandíbula gira sobre sí misma, los ojos se hinchan, mis facciones cambian. Hay dolor, pero es superado por el miedo, el horror de la mente ante el caos.
Todo escapa al raciocinio. Las leyes naturales, el orden que da poder y paz al hombre, no existen. La barrera entre lo real y lo irreal ha desaparecido. La lógica ha derivado en absurdo: la gravedad es aleatoria, el tiempo variable. La habitación donde me encuentro cambia a cada parpadeo. Grito con pavor, la voz se distorsiona, como si el aire no fuese homogéneo. El alarido gira y vuelve a mí, pero ahora es una carcajada que intenta penetrar en mi garganta. ¡No!

sábado, 16 de septiembre de 2017

RELATO DE LA SEMANA 6

Lo confieso; soy uno de ellos, pero no estoy solo.


Soy un vampiro. Uno de verdad, auténtico. No una burda imitación ni una fantástica farsa ficticia de nuestra especie. No soy un personaje novelesco inventado por alguna mente calenturienta con afanes lucrativos, como últimamente tanto proliferan. No, yo soy un ser real, una persona de carne y hueso que por lances de la vida posee y padece esta característica especial. Hay gente que es pelirroja, otros son guapos o feos, yo simplemente soy un vampiro.
Lo primero que quiero deciros es que no os dejéis engañar por las mil historias que se han divulgado sobre nosotros. Ni somos seres tan horribles como el Drácula de Bram Stoker ni los pedantes héroes adolescentes de la Meyer. No perdáis el tiempo con preguntas estúpidas como si me reflejo en un espejo o no puedo soportar el sol. Por supuesto que si me claváis una estaca en el corazón me muero, ¡qué cojones! Todo bicho viviente la palma si le hacen eso.
No, formulad la pregunta correcta: ¿me alimento de sangre humana?

domingo, 27 de agosto de 2017

RELATO DE LA SEMANA 5

En la residencia de estudiantes se comete un crimen. 
Relato finalista en el certamen literario "Universidad de Córdoba" 2017


El trayecto es corto, apenas cinco minutos. Los pasajeros, casi todos estudiantes, visten ropas veraniegas, mangas cortas, colores alegres. El estío se empeña en no desaparecer, en alargarse hasta octubre, o incluso hasta noviembre.  «Es el cambio climático» rumia el viejo profesor. Aquel es su último año, no puede demorar más la jubilación. Son sus postreros viajes en tren hasta el campus. Le gusta confundirse entre la multitud de jóvenes que cada día abarrotan los vagones del convoy. Escuchar sus conversaciones banales, sus anhelos mundanos, sus sueños y aspiraciones. ¡Qué diferentes a los de su juventud! Pero cada generación debe vivir su tiempo. Algunos alumnos lo reconocen, otros se preguntan quién es ese anciano con chaqueta de pana y pajarita desfasada. Cierra los ojos y recuerda otras épocas, imágenes que se suceden sin orden; años ochenta, noventa, finales de los setenta… decenas de cursos académicos a sus espaldas, hombres y mujeres cuyas trayectorias posteriores desconoce. Algún político, varios científicos.  La gente con carrera se mueve bastante, tiene exalumnos repartidos por toda España, y también en el extranjero. Por desgracia, muchos han emigrado por pura necesidad.

lunes, 14 de agosto de 2017

RELATO DE LA SEMANA 4

Este relato negro lo escribí al revés; por eso empieza por "Fin". Si quieres conocer el título lee hasta el final... bueno, hasta el principio de la historia.



Ni fuimos felices ni comimos perdices. Al final, la mujer que yo amaba me engañó. Se quedó con el dinero y se fugó con el tipo guapo. ¿Os parece un buen desenlace? A mí no. Aunque supongo que ella y el joven sí estarán satisfechos.
Mi abogado me ha dicho que no cuente nada, que mi mejor defensa en el juicio será el silencio, así que voy a desahogar mi ira e indignación en este diario secreto. Os puedo confesar que Claudia —así se llama esa hembra desalmada—, es la culpable de todo, no lo puedo demostrar, pero ella fue la inductora del crimen. Si es que saquear parte de los activos de un gran banco se puede considerar un delito, sobre todo si se trata de un banco español que durante años ha estado estafando a sus clientes.
El plan fue cosa mía, es cierto, pero yo solo lo hice para ganarme el favor de esa esplendida mujer de la que me enamoré el primer día que fijó sus ojos en mí. También es innegable que fui el ejecutor, la mano que movió los hilos. No podía ser de otra forma, por mi profesión yo era el único de los tres que podía efectuar la operación financiera.
Precisamente por ese motivo se acercaron a mí. Debí de ser más perspicaz, sospechar la maquiavélica artimaña de esos dos embaucadores. En mi defensa reitero que caí presa de los encantos femeninos de Claudia. Sus hechizos nublaron mi visión, no habría advertido ni a una estampida de elefantes entrando por la puerta de mi oficina aquella mañana, cuando ella se presentó ante mí por primera vez.

viernes, 4 de agosto de 2017

RELATO DE LA SEMANA 3

Otro relato negro, casi gris. La vida es dura incluso para los viejos rockeros...


El sol del mediodía atraviesa los ventanales, golpeando sin piedad la amplia habitación del hotel cinco estrellas: tapicería clara, paredes blancas, cama enorme. Un hombre de mediana edad yace sobre ella con las piernas y los brazos atados en cruz, sujetos a los barrotes del dosel. Sábanas sudadas anudan sus tobillos y muñecas. El cuerpo está parcialmente cubierto hasta la mitad del torso.
Abre los ojos, el dolor de cabeza es tremendo. Resaca de alcohol y drogas. Tarda en advertir las ligaduras, la noche fue movida. Le cuesta recordar. El concierto acabó tarde, el público coreó su nombre: «Mr. Jon», y como siempre, hubo fiesta en el hotel. Joder, ¿con quién se acostó? Oye ruido en el baño, quiere llamar pero no le sale la voz. El móvil zumba sobre la mesita con insistentes wasaps. Intenta cogerlo, pero las estúpidas sábanas se lo impiden.
—¡Mierda! —El exabrupto suena rasgado, ronco.
—¡Eh! ¿Hay alguien ahí? ¡Vamos zorra, ven a desatarme!
No importa quién sea, a todos sus ligues las llama zorras. Intenta recapitular; recuerda a un pibón, muy alta, labios gruesos, pechos de silicona, culo duro como un balón de fútbol. ¡Hostia! Sí, se acuerda de ella. ¿Cómo se llamaba?
El agua corre en el lavabo. Algunas escenas de la noche comienzan a danzar en su mente. Se retuerce intranquilo. ¿Por qué se dejó atar? Eso todavía está turbio. Siente ganas de mear y un dolor agudo en el bajo vientre.
Al fin asoma ella en bata de lencería negra. Debajo solo unas braguitas. Cuerpo exuberante. En la mano una tablet con la cámara encendida, enfocándolo.